Restauración y acondicionamiento de edificio para uso administrativo aplicando criterios de confort, sostenibilidad, eficiencia energética y economía circular

Restauración y acondicionamiento de edificio para uso administrativo aplicando criterios de confort, sostenibilidad, eficiencia energética y economía circular

Ubicación: Plaza del Marqués de Salamanca 8, Madrid
Superficie construida: 51.652 m2

El acondicionamiento del edificio, proyectado por encargo del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, ha seguido criterios rigurosos de eficiencia energética, sostenibilidad y confort para el usuario. Para ello se ha contado con el método internacional de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación técnicamente más avanzado, el sello BREEAM® (Building Research Establishment Environmental Assessment Method)

Los hitos diferenciales de este proyecto vinculados con la economía circular son los siguientes: seguimiento de buenas prácticas sostenibles de obra, empleo de materiales sostenibles, bajo consumo energético y de agua, mejora de la biodiversidad, alta calidad del aire interior y elevado nivel de confort, elaboración de una guía de usuario del edificio y facilitación de la movilidad sostenible.

Con relación a las actuaciones singulares del edificio, se ha buscado la eficiencia de los equipos instalados y la mejora del balance energético del propio edificio. Se ha dotado al mismo de climatización sostenible a través de enfriadoras, equipos termales, mecanismo de recuperación de calor y bomba de calor de geotermia. El consumo energético eficiente se logra a través de una instalación fotovoltaica en la cubierta del edificio y el empleo de luminarias LED con regulación mediante sistema DALI. Al ahorro de agua contribuye la red de riego que almacena, depura y reutiliza el agua de lluvia que recoge el sistema de pluviales para regar la cubierta ajardinada. También se ha instalado grifería de bajo consumo de agua y corte automático.

Con relación a la estructura, arquitectura y acabados, destaca la instalación de 4.000 m2 de cubierta verde, de diferentes especies de plantas autóctonas o adaptadas que contribuyen a mejorar la biodiversidad permitiendo solventar a su vez el problema de “isla de calor” que tienen las ciudades con grandes superficies asfaltadas.

En las zonas de hormigón y metálica se han recuperado todos los mármoles y granitos existentes en suelos y recercados pétreos, de manera que se han extraído, almacenado y vuelto a traer a la obra para instalarlos, evitando la generación de residuos y la aportación de materiales nuevos.

Los aislamientos, la carpintería y revestimientos cumplen con los más rigurosos parámetros de sostenibilidad de los requisitos BREEAM. Se han ejecutado cubiertas de zinc y de acero en las antiguas y nuevas cubiertas del edificio, adaptando los materiales y las soluciones al edificio ya construido, garantizando una durabilidad máxima de vida útil al edificio.

Además, se ha realizado un esfuerzo notable, no demoliendo de forma completa la edificación a excepción de las fachadas, como es costumbre en rehabilitaciones integrales. De este modo se ha mantenido la estructura del edificio: muros de carga exteriores e interiores, más de 50.000 m2 de forjados y vigas y pilares interiores, consiguiendo así una ventaja económica y medioambiental importante por la no generación de escombro.

Finalmente, cabe reseñar los trabajos de restauración de más de 10.000 m2 de fachada de granito, ladrillo y piedra caliza y la recuperación de casi 4.000 m2 de mármol nacional. Asimismo, se procedió a la restauración de pinturas murales al fresco, de los escasos ejemplos del siglo XX existentes en España.

Con todas estas actuaciones se ha conseguido acondicionar el inmueble convirtiéndolo en un edificio moderno, funcional y eficiente, estando a la vanguardia en criterios de sostenibilidad.

Más información:

Redes Sociales: