Perspectivas de la energía Termosolar en España

Perspectivas de la energía Termosolar en España

Por Gonzalo Martín, Secretario General de Protermosolar

España está inmersa en un profundo cambio energético, con el cierre de las plantas de carbón y de algunas centrales nucleares, sin aumentar la potencia de ciclo combinado de gas natural y con la eclosión renovable de los últimos años. Este desarrollo renovable está liderado a nivel mundial por las tecnologías solar fotovoltaica y eólica. Sus costes por potencia instalada han decaído significativamente en los últimos años, lo que ha dado como resultado que sean tecnologías competitivas a precios de mercado, sin necesidad de incentivos o esquemas regulados. Por tanto, hay un cierto optimismo en que los objetivos de descarbonización marcados en el Plan Integrado Nacional de Energía y Clima (PNIEC) así como en la Ley de Cambio Climático se van a cumplir en España.

Desde Protermosolar coincidimos que, efectivamente, dichos objetivos están al alcance de cumplirse incluso antes del plazo fijado en 2030, pero únicamente si se aplica cierto orden al desarrollo renovable que evite problemas posteriores. Un desarrollo guiado por criterios cortoplacistas con la mirada puesta exclusivamente en el coste actual de instalación de cada tecnología puede resultar atractiva para extender el uso renovable de forma rápida y “a bajo coste”; pero dichos criterios no se preocupan, y tampoco ocupan, de la eficiencia del mercado eléctrico ni de su sostenibilidad a largo plazo, pudiendo generar disfuncionalidades muy difíciles de solucionar en el futuro.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico es el órgano administrativo que vela por la adecuada composición del mix energético, por lo que debe considerar no únicamente el coste de instalación de cada tecnología renovable a día de hoy, sino su papel futuro en el mercado, de tal manera que se permita un crecimiento proporcionado para satisfacer todas las necesidades del sistema.

Para entender el rol de cada tecnología, es positivo recordar brevemente las magnitudes del sistema eléctrico español. En el año 2020 la generación total nacional se situó en 251 TWh, un 4% inferior a 2019 debido a una menor demanda consecuencia del confinamiento entre marzo y junio. Para generar esa energía, existen 111 GW de potencia instalada, destacando la energía eólica con un 25%, ciclos combinados con un 24% y solar fotovoltaica con 11,8 GW que suponen un 10,5%.

El PNIEC prevé que los 111 GW de potencia instalada actual asciendan a 161 GW en 2030, casi multiplicando por 4 la potencia fotovoltaica, duplicando la eólica, manteniendo el ciclo combinado y cerrando el 60% de las nucleares. Las tecnologías renovables gestionables (hidráulica, termosolar y biomasa) apenas crecen 6 GW en total y llegarán a suponer el 15% del mix energético frente al 6% actual.  Es decir, las renovables gestionables supondrán un 15% del mix energético en 2030 frente al 56% renovable intermitente.

El objetivo de descarbonización indicado en el PNIEC de alcanzar un 74% de energía renovable en la generación eléctrica se va a encontrar con el problema de que de noche es mucho más difícil descarbonizar. El gráfico que mostramos a continuación indica el porcentaje de energía renovable sobre la generación total anual hora a hora en España durante 2020. La descarbonización alcanzó el 45% anual, pero de forma muy desigual, superando el 50% cuando brilla el Sol y por debajo del 35% antes del amanecer. Analizando por meses, en agosto (seco) la descarbonización nocturna apenas alcanzaba el 25%. En noviembre, gracias a las lluvias, sí se mejora algo ese porcentaje. Esta situación se agudizará conforme la demanda nocturna crezca, pero se limiten las opciones renovables gestionables que puedan generar de noche. 

Por otro lado, en España está la limitación existente en las infraestructuras de transporte y distribución eléctricas y, en concreto, la saturación de solicitudes de acceso y conexión por muchos proyectos, que para nada respetan las proporciones tecnológicas del PNIEC y que, de nuevo, mayoritariamente se rigen por criterios cortoplacistas. En este sentido es importante destacar el aprovechamiento de las redes de las tecnologías termosolares. Usando datos reales de 2020, las termosolares con almacenamiento tuvieron un factor de carga del 35%, suponiendo prácticamente el doble que una termosolar sin almacenamiento o casi el triple que la tecnología fotovoltaica.

A la vista de lo anterior, el rol de la tecnología termosolar en España para el año 2030 es el de ocupar la generación nocturna renovable, ya que es la opción renovable más equilibrada entre capacidad de crecimiento y coste para este respaldo tras la puesta de sol. Por supuesto existe capacidad suficiente para otras renovables gestionables, como son el bombeo hidráulico, que presenta el mínimo coste gestionable, o el uso de biomasa que, gracias a la gestión de su combustible, es la renovable con mejor puede adaptar su perfil de producción sin depender de las condiciones meteorológicas puntuales.

Para aumentar la descarbonización nocturna del actual 35% hay dos sendas muy claras:

  • Fomentar los objetivos del PNIEC para alcanzar 5 GW de nueva capacidad termosolar, orientando su producción a ventanas de generación nocturna.
  • Establecer un marco retributivo competitivo y adecuado para que se puedan modificar las plantas actuales que no disponen de almacenamiento y, a un coste muy marginal comparado con cualquier otra alternativa equivalente. Así se podrá dotar al mercado nacional de más de 6 GWhe de producción renovable exclusivamente nocturna.

En paralelo, esperamos que la hibridación cobre un protagonismo creciente en los próximos cinco años, tanto (i) hibridaciones eléctricas en puntos de acceso y conexión actualmente ocupados por centrales fotovoltaicas que únicamente generan durante el día, existiendo hueco nocturno para conectar una central termosolar, como (ii) hibridaciones en la parte de proceso, termosolar con biomasa para aumentar aún más la gestionabilidad y ejercer de respaldo firme nocturno durante todo el año y termosolar con fotovoltaica para producir de forma ininterrumpida durante todo el día minimizando los costes.

Desde Protermosolar animamos a todos los asociados de Tecniberia a sumarse a esta descarbonización planificada y quedamos a su disposición para cualquier comentario u observación.