El papel de las empresas en la preservación de la naturaleza y la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad

El papel de las empresas en la preservación de la naturaleza y la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad

Por Sonia Castañeda, Subdirectora de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

“La nueva etapa de la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad está marcada por un pacto más ambicioso y un modelo de adhesión que permitirá la participación de más empresas”

El cambio climático y la pérdida de biodiversidad siguen dominando el Informe de Riesgos Globales 2022 del Foro Económico Mundial, que afirma que más de la mitad del PIB total mundial depende de la naturaleza. En este contexto, la necesidad de actuar por parte de todos los agentes y de cooperar es más urgente que nunca.

El Informe de Evaluación Global del de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) de 2019 advirtió que la pérdida de biodiversidad se está acelerando a un ritmo sin precedentes. Casi un millón de especies están en riesgo de extinción por las actividades humanas y el 75 % de la superficie terrestre ha sido alterada significativamente por la acción del hombre.

Como humanidad vivimos un contexto global complejo. Algunos retos son conocidos desde hace décadas: crecimiento de la población, derechos humanos, pobreza o globalización. A estos se suman nuevas realidades cambiantes como pandemias y guerras y, en el centro de todo, la pérdida de biodiversidad y ecosistemas y el cambio climático se mantienen como preocupaciones clave para garantizar la vida en el Planeta. Esto nos hace plantearnos preguntas de calado como: ¿Estamos a tiempo de vivir en armonía con la naturaleza y diseñar modelos económicos positivos para la naturaleza? ¿seremos una especie más a desaparecer en la Sexta Extinción?

La actividad económica y empresarial depende de la biodiversidad y de los servicios que prestan los ecosistemas. En este sentido, el sector empresarial es cada vez más consciente de su dependencia e impactos sobre la biodiversidad y de la necesidad de incorporar en su gestión la variable naturaleza.

Las empresas tienen un papel clave para paliar los impactos negativos sobre la naturaleza y lograr el objetivo global de revertir la pérdida de biodiversidad para 2030, con una agenda que vendrá marcada por el Marco Global de Biodiversidad del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés) que se aprobará en la próxima Conferencia de las Partes (COP15) que se celebra el próximo mes de diciembre, con el fin de cumplir la Visión 2050 «Vivir en armonía con la naturaleza». Al igual que ocurrió con el Acuerdo de París sobre cambio climático, en la COP 15 se espera un acuerdo internacional para la biodiversidad ambicioso, claro y aplicable que garantice que la agenda de la naturaleza se eleva al más alto nivel político. Esto ayudará a marcar la dirección de la acción empresarial, y guiará a los gobiernos en la adopción de políticas.

Por ello, hay que destacar el papel esencial de las empresas en este nuevo marco, que necesitarán emprender acciones colectivas a través de iniciativas de colaboración como la Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad (IEEB), que resultan fundamentales para avanzar.

La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) impulsó en 2013 la IEEB como respuesta a los compromisos de España adquiridos por la firma del Convenio sobre la Diversidad Biológica. La IEEB es un foro de cooperación, generador de información y centro de conocimiento, referente en el compromiso de las empresas españolas con la biodiversidad.

En su nueva etapa, que se inicia en 2022, la IEEB está marcada por un pacto más ambicioso, un modelo de adhesión que permitirá la participación de más empresas y una Comunidad de Prácticas para avanzar juntos en la implantación de soluciones. 

La nueva estructura pasa por la reformulación del Pacto por la Biodiversidad, que establece unos compromisos medibles para cada empresa. Así, en la IEEB habrá dos tipos de empresas: las que firman el Pacto y las que no lo firman pero están interesadas en formar parte de esta plataforma y participar de sus actividades.

La Comunidad de Práctica es un marco de referencia en el que las pequeñas, medianas y grandes empresas pueden compartir experiencias, proyectos y prácticas positivas, desarrollando así un conocimiento especializado en materia de biodiversidad. A través de la Comunidad de Práctica se programan distintas actividades, como talleres, webinarios, seminarios o grupos de trabajo telemáticos, entre otras, a las que tendrán acceso las empresas que forman parte de la IEEB.

Este espacio de conocimiento empresarial se estructura en torno a tres áreas temáticas genéricas: (I) marco post-2020 (suministro de información sobre las conferencias internacionales y los mecanismos de transformación de los próximos años); (II) herramientas (actividades orientadas a la transformación del sector empresarial según el marco post-2020 relacionadas con la identificación y medición de impactos y dependencias; medición y valoración; riesgos y oportunidades; planes de acción y reporte) e (III) integración (promover la integración de las cuestiones relativas a la biodiversidad en los procesos de toma de decisiones de empresas y organismos financieros). Así, se esperan abordar temáticas concretas como: finanzas sostenibles, cadena de valor y deforestación y restauración ecológica.

La participación de las empresas es esencial para impulsar la agenda en una dirección que se ajuste a las expectativas, experiencias y realidades del sector privado, y que sea lo suficientemente ambiciosa como para alcanzar el nivel de acción que exige la crisis de la biodiversidad.