“Nuestro papel en la empresa va más allá que el de resolver problemas técnicos”

“Nuestro papel en la empresa va más allá que el de resolver problemas técnicos”

Entrevista a Rosalía Gil-Albarellos Marcos, miembro de la Junta Directiva de TECNIBERIA y responsable del Comité de la Mujer en Ingeniería de la Asociación, en Mujer Emprendedora.

Activa y entusiasta, tenaz y perseverante, además de muy ejecutiva, valiente y exigente. Así es Rosalía Gil-Albarellos Marcos, miembro de la Junta Directiva y responsable del Comité de la Mujer en Ingeniería de TECNIBERIA, posición desde la cual tiene la función de poner en marcha el comité; convocar y preparar las reuniones que se realicen; asistir a eventos relacionados con la temática del Comité; además de  difundir, concienciar y formar en temas  que tengan que ver con la mujer en la ingeniería, y todos aquellos asuntos que puedan surgir y que pueden ser de interés para el comité.

Un trabajo que -tal y como ha comentado- le encanta. Honesta y sincera, confiesa que tiene visión estratégica y capacidad de análisis, características muy importantes para el desarrollo de la profesión.

Potenciar el papel de las empresas de ingeniería

Ingeniera de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid, Diplomada en Ordenación del Territorio y Medio Ambiente por FUNDICOT y PDG por el IESE, Gil-Albarellos desarrolló desde el primer momento trabajos como ingeniera en empresas de ingeniería, elaborando estudios y proyectos. Los primeros años realizó trabajos en el sector forestal pero, al poco tiempo, se centró en el área del Medio Ambiente y Agua. Después de un tiempo comenzó a desarrollar labores de gerencia, de gestión de equipos y comerciales, responsabilizándose de la cuenta de resultados. También durante un tiempo fue responsable de operaciones de su empresa, en dependencia directa del Presidente.

La idea de Gil-Albarellos ha sido, desde sus inicios, potenciar el papel de las empresas de ingeniería. “En España han estado durante mucho tiempo en un segundo plano frente al de las empresas constructoras”, señala. Y, para ello, “hemos luchado por dotar a este trabajo de más reconocimiento y presupuestos para mejorar la calidad e independencia de los estudios y proyectos, de tal manera que las inversiones en infraestructuras se optimicen y respondan a las necesidades del país, primando la calidad de los proyectos frente a otras variables como el precio. También considera importante el aunar esfuerzos para conseguir objetivos comunes, como es la respuesta ante la crisis y la expansión exterior”, explica.

Comité de la Mujer

Tecniberia tiene un Comité de la Mujer que cumple la función de informar, así como detectar casos y herramientas útiles para que las empresas asociadas de Tecniberia apliquen políticas de igualdad de género.  En palabras de Gil-Albarellos, “el Comité nace porque, al igual que el mundo de la construcción, la ingeniería es un sector eminentemente masculino. Sobre todo en los niveles altos de las empresas, la representación de las mujeres -en los consejos de administración, por ejemplo- es mucho más baja que la que le correspondería. Sin embargo, es conocido que las mujeres ingenieras tienen un nivel técnico elevadísimo y, en muchísimas ocasiones, tienen una mejor formación y capacidad técnica que sus compañeros masculinos. De hecho, el número de ingenieras ocupando niveles técnicos o como jefas de proyecto es amplio; pero su presencia en  cargos de dirección de áreas de negocio o de empresas, es muy escasa. Esto hace perder eficacia tanto a las empresas como negocio, como a la ingeniería que desarrollan”, detalla.

Además, el Comité de la Mujer también nace con el objetivo de visibilizar el “problema” de las mujeres en estas empresas y hacer un diagnóstico real de cuál es su situación. “Es probable que no exista tanto un problema de desigualdad salarial o incluso de conciliación familiar, pero sí se hace necesaria una paridad en los puestos directivos y de gestión. Nunca en el sector se ha realizado un análisis sobre este tema y, por lo tanto, ese es otro de los objetivos del Comité”, subraya.

De este modo, a partir de estos datos -indica Gil-Albarellos-, las empresas pueden analizar las situaciones particulares de cada una de ellas y corregir o mejorar las posibles desigualdades que puedan existir o poner en valor un potencial que tienen desaprovechado. Por ello, “parece necesario impulsar desde dentro el papel de la mujer en las empresas de ingeniería y, por extensión, en el mundo de la inversión pública y la construcción. Por último, también es una forma de que las mujeres que trabajamos en el sector nos creamos que nuestro papel en la empresa puede ir más allá que el de resolver problemas técnicos”, concreta.

Gil-Albarellos destaca que la desconexión con el trabajo es fundamental para poder ser más eficaz. “Aunque mi posición me  exige estar conectada constantemente, mi tiempo libre lo aprovecho saliendo de la ciudad para estar en contacto con la naturaleza, y hacer actividades al aire libre, como ir al monte o realizar deportes de nieve. También me encanta leer y no dejo pasar una semana sin ir el cine. Me gusta también mucho la música y siempre que puedo y hay algún concierto interesante intento no perdérmelo. Otra de mis aficiones es viajar y conocer países nuevos y gente diferente”, revela.

Respecto a sus proyectos y objetivos destaca la difusión, la concienciación y la formación. Es el caso de la charla sobre ‘Mujeres, Ingeniería y el reto de las profesiones STEM’ en la que participaron, entre otras, Sara Gómez, directora general de Universidades de la Comunidad de Madrid y coordinadora del proyecto de la RAI Mujer e Ingeniería; Begoña Suárez, subdirectora general para el emprendimiento, la Igualdad en la Empresa y la Negociación Colectiva de Mujeres y Susana Sanchiz, directora del Proyecto Promociona. “De esta charla surgieron dos jornadas más. Una de ellas es sobre el proyecto PROMOCIONA y PROGRESA y otra sobre los planes de igualdad en las empresas. Esta también previsto una charla sobre ‘Mujeres en Consejos de Administración”, comenta.

Gil-Albarellos tienen el objetivo de sacar una publicación sobre la Mujer en la Ingeniería, además de participar en eventos que sean de interés para la mujer en el sector, así como organizar las reuniones periódicas del Comité.